Da click en el tríangulo para escuchar

Escúchenos en Vivo...

MANUEL ZAPATA OLIVELLA. – “CHANGÓ, EL GRAN PUTAS”

Manuel Zapata Olivella, habria cumplido 100 años el pasado 17 de marzo, nace en Lorica - Córdoba el 17 de marzo de 1920, tierra que no sólo nos recuerda el famoso trabajo de David Sánchez Juliao, sino también a una familia impregnada de música, y cultura raizal que fue llevada por su padre don Antonio María Zapata Vásquez figura emblemática de tinte liberal, quien, influyó de manera profusa en muchos de los procederes literarios de su hijo, y su señora madre doña Edelmira Olivella, sin duda en las escénicas de su transnacional hija a Cartagena de Indias, cuando el infante contaba siete años y su hermana Delia, tenía apenas un año, pues había nacido igualmente en Lorica, el 01 de abril de 1926; Manuel inicia estudios en el Colegio "La Fraternidad" bajo la cátedra religiosa imperante de la época. En concordancia del lugar donde fueron a residir en Cartagena, se ubicaron en la calle del Espíritu Santo del barrio Getsemaní. Otros de sus hermanos de los que por ahora no podemos precisar su ciudad de origen fueron: Edelma, Marcos, Juan, Antonio María y Virgilio Zapata Olivella.

EL PRESENTE ARTÍCULO "HA SIDO ESCRITO POR ENCUENTRO LATINO RADIO " 
SI  LO TOMA  COMO REFERENCIA NO OLVIDE CITAR LA FUENTE:
Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio -2019
Bogotá - Colombia -Derechos Reservados
Actualizado 2020.

Recordamos a esta insignia literaria de la cultura afrocolombiana, como historiador, sin olvidar que fue médico de la Universidad Nacional de Colombia, Antropólogo y Escritor raizal. Dentro de sus múltiples viajes, en México, escribió "Arroz Amargo". (Novela no publicada), dentro de su lucha contra la discriminación racial publicó varios estudios sobre las culturas de los negros de Colombia. Fue profesor en varias Universidades en USA, Canadá, África y en Centroamérica, fue fundador y director de la revista “Letras Nacionales”. Con tan solo 27 años, escribió entre 1943 y 1946, su obra “Tierra Mojada”, mientras realizaba su peregrinaje por América Central, México y Estados Unidos.

Su lucha para mostrar las condiciones de raza y cultura le llevaron a desarrollar narrativas de las vivencias de los negros e indígenas de nuestro territorio; tal vez su obra cumbre, que vale la pena leer fue su novela, escrita en el 1983: “Changó, el Gran Putas”, con su narrativa desde el África septentrional hasta la llegada a América y la discriminación racial marcada en los Estados Unidos;

Como profesional de la medicina, nos regaló dos obras la primera, dentro de la narrativa de un estudiante de la facultad de Medicina; su novela “La calle 10”, que nos muestra el acontecer de la vida urbana de la Bogotá de 1948, refiriéndose a una de las calles principales de la ciudad, para la época donde se entrelazan, distintos escenarios de la vida, la taberna, la plaza de mercado, los hoteles de cero estrellas; y la Facultad Nacional de Medicina. Todo en esa “La calle 10”, toda una metáfora literaria, donde desfilan: prostitutas, vivanderas, meseras, policías, ladrones juveniles, y hasta los estudiantes como él y muchos actores más.


En la segunda, dentro de esa confluencia con la literatura, entre 1961 y 1965 Manuel Zapata Olivella en pleno ejercicio de su profesión, ya como médico-social en Bogotá, al frente de la sección de Educación para la Salud del Distrito Especial. Actividad que combinaba con su intensa producción literaria que le mereció amplio reconocimiento internacional, en 1962 obtiene una mención en el Premio Casa de las Américas, en Cuba, con “Chambacú, Corral de negros” y en Bogotá ganando el Premio Esso de Novela con su obra “Detrás del rostro”; obra en la que cuestiona instituciones como la Policía, la Justicia, la Cárcel, la Medicina, la Prensa. Tristemente nada ha cambiado un lustro después en esas entidades, donde se esconde detrás de la apariencia de normalidad de nuestra sociedad un marco galopante de corrupción. Creemos que esta simbiosis, lo llevó a buscar sanar, al hombre más allá de la individualidad, desnudando el hombre colectivo, que en muchos frentes pierde el norte.

Hallamos mucho sentido, por aquello años al publicar Manuel Zapata Olivella los libros de cuentos: Cuentos de muerte y libertad (1961) y ¿Quién dio el fusil a Oswald? (1967). Con su obra “En Chimá Nace un Santo” fue finalista en el concurso de la editorial española Seix Barral que gana Mario Vargas Llosa con “La ciudad y los perros”. En 1990, escribió en su adultez, lo que podríamos llamar su autobiografía la que título: ¡Levántate Mulato!

Delia y Manuel desde sus distintas posturas se convirtieron en referentes estudiosos de las diferentes aristas de nuestra cultura, mestiza y sus implicaciones bajo el sometimiento de las etnias. Delia, no nos fue nada indiferente en la región pacífica, cuando a lo largo de los 50, la recorrió con su sapiencia danzaria, que luego se convirtieron en exploraciones del patrimonio folclórico de la región, como no mencionar en consecuencia otra obra de su hermano, “Manual de Danzas de la Costa Pacífica de Colombia”, con quien recorrió la región.contaron con el apoyo decidido de la hija de Delia Zapata Olivella - Edelmira Massa Zapata.


Otra situación, que nos hace mirar el retrovisor y recordar un pasado de cuerpo presente con su obra, escrita hacia 1958: cuando regresó a Cartagena, recién se había titulado como Médico en la Universidad Nacional. En “La Heroica”, había vivido una buena parte de su juventud, periodo en el que experimentó los rigores de la sociedad jerarquizada y aristocrática de los cartageneros. Tituló su trabajo “Chambacú, Corral de Negros”, que si bien narra, la historia de opresión de los hijos de África en las Américas; en realidad describe a “Chambacú”, que no es otra cosa que el rostro negro de Cartagena, donde muchos hoy, siguen viviendo confinados y empobrecidos en casas de tabla y cartón en la periferia de la otra ciudad que nos muestran (O que lo digan las recientes inundaciones… nov 2020)

Manuel Zapata Olivella en segundas nupcias estuvo casado con Rosa Bosch, a quien conoció en 1957, en Barcelona., mantuvieron relaciones por correspondencia durante dos años, contraen matrimonio el 23 de diciembre de 1960 en Bogotá - Colombia

En 1983, desarrolló un espléndido trabajo de divulgación, en la “Radio Nacional de Colombia”, a través de los programas "Identidad colombiana", "Norte y sur del vallenato ​y la "Enciclopedia audiovisual de la identidad colombiana"; en especial con este último se hizo acreedor a un Premio Simón Bolívar como mejor programa radial. Para el año 1990, publicó “Fábulas de Tamalameque”, donde destaca las tradiciones populares de los departamentos del Magdalena y Bolívar.

Manuel Zapata Olivella, siempre supo, que era la risa y la pluma, nunca escondió, su condición de mulato feliz el que lució como producto del privilegio de sus orígenes. Falleció en la capital de la república el 19 de noviembre de 2004, nos cuentan que sus cenizas fueron llevadas al Rio Sinú.

FUENTES:

Investigacion Obra Manuel Zapata Olivella - Elatinradio 2018
Preámbulo Feria del Libro 2020 - Santiago de Cali Octubre - 2020
Danzas sacras y profanas del litoral Pacífico y el Chocó de Colombia - Manual de Danzas Edelmira Massa Zapata


EL PRESENTE ARTÍCULO "HA SIDO ESCRITO POR ENCUENTRO LATINO RADIO " 
SI  LO TOMA  COMO REFERENCIA NO OLVIDE CITAR LA FUENTE:
Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio -2019
Bogotá - Colombia -Derechos Reservados
Actualizado 2020.