Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

MIGUEL FAILDE. - BAILE NACIONAL DE CUBA


El estandarte del baile nacional de Cuba fue el señor Miguel Ramón Demetrio Faílde y Pérez, o como le conocimos MIGUEL FAILDE, fue el mes de diciembre quien marco su llegada y partida; siendo sus padres don Cándido Faílde quien era procedente de Galicia y Justa Pérez, mulata matancera, nace don Miguel el 23 de diciembre de 1852, Caobas, localidad de Guamacaro, Matanzas, según consta —libro 3, folio 40, partida 222— en la partida bautismal de la iglesia de Limonar; parte de este mundo el 26 de diciembre de 1921, apenas tres días después de haber cumplido 69 años, siendo la música la razón de su tránsito terrenal. 


EL PRESENTE ARTICULO "ES PROPIEDAD INTELECTUAL DE ENCUENTRO LATINO RADIO" 
SI UTILIZA ESTE ARTICULO COMO REFERENCIA NO OLVIDE CITAR LA FUENTE:
Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio -2016
Bogotá - Colombia -Derechos Reservados
Actualizado 2019

Fue su padre don Candido, su primer maestro, quien desde muy temprano descubrió las aptitudes de Miguel Ramón, en el campo de la música. Aprendió a tocar  el cornetín a la temprana edad de doce años; al morir su padre, estudió con el apoyo de su hermano mayor, con el profesor del Conservatorio de París: Federico Peclier, Miguel tocaba además el contrabajo y la viola y a pesar de no ser pianista interpretaba piezas complejas en el piano

En 1864 ingresó como cornetín de la Banda Municipal de Bomberos de Matanzas, dirigida por Demetrio López, luego participa con la Orquesta de Faustino Valiente; en 1871, organiza y dirige la orquesta de Miguel Faílde. con la que tocó por 50 años. Ejecutó música de cámara con Juan Cantero, Tomás Bordenave, Aurelio Hernández, Julián Jiménez, Cándido Faílde, violín; J. R. Bordenave y Tomás Berrechenea, cello; Juan Espada y Pedro Diez, contrabajo; Emilio Domínguez, clarinete; Aniceto Díaz, flauta; Segundo Botet, armonium; Francisco Cortadellas y Armando Lasanta, piano. Fue profesor de la Academia de Música de los Bomberos (actual Escuela de Música Miguel Faílde).  participó, junto a un amigo en la edición de un semanario literario que llevaba por nombre “Ideas Nuevas”, con connotados intelectuales de la época…-

El periodista matancero señor G. Villa, refiriéndose al autor del DANZÓN, escribió: “Se bailaba por aquel tiempo en Matanzas un baile de cuadros que llevaba el mismo nombre de danzón. Este baile lo formaban hasta veinte parejas provistas de arcos y ramos de flores. Era realmente un baile de figuras y sus movimientos se ajustaban al compás de la Habanera, que es el compás verdadero que debe dársele al danzón.
“El que dirigía este baile de figuras me invitó a que escribiera una música ad hoc, pues hasta entonces las parejas ejecutaban las figuras cantando a viva voz. Y al escribir esa música se me ocurrió la idea del baile que hoy se llama danzón. Lo escribí y puse en ensayo. Gustó a todo el mundo, es decir, a los músicos y a los bailadores, y se hizo popular en muy corto tiempo. Después escribí muchos, pero ¡cuántos más no se han escrito y se seguirán escribiendo!”

El primer danzón escrito, en 1889, fue “Las Alturas de Simpson”. El danzón original de dos partes, ha sufrido algunas variantes, llegándose hasta el danzón de ocho partes, y finalmente quedó reducido a tres: la introducción, una parte de canción, -en la cual Raimundo Valenzuela, introdujo muchos trozos de óperas- y el cedazo o parte final, que conserva cierto ritmo africano.

Sobre la introducción del danzón en la Habana, hay dos versiones: una es la de Failde tomada de sus apuntes y que es como sigue:

Fue aquí, en Matanzas, donde hace cerca de cuarenta años -los originales de la música de Failde tienen fecha febrero de 1889- se tocó y bailó bajo mi dirección y por primera vez el danzón. Después yo mismo lo llevé a la Habana y lo toqué y se bailó allí por primera vez también en una reunión familiar donde se hallaba el célebre profesor Raimundo Valenzuela, quien lo aplaudió y aceptó como baile típico cubano. Los señores profesores Tomás Olivera, Félix Cruz, Enrique Urrutia, Caridad Hernández y Pablo Valenzuela, son testigos fehacientes de cuando dejo dicho".

Agrego Failde: "El que dirigía este baile de figuras me invitó a que escribiera una música ad hoc, pues hasta entonces las parejas ejecutaban las figuras cantando a viva voz. Y al escribir esa música se me ocurrió la idea del baile que hoy se llama danzón. Lo escribí y puse en ensayo. Gustó a todo el mundo, es decir, a los músicos y a los bailadores, y se hizo popular en muy corto tiempo. Después escribí muchos, pero, ¡cuántos más no se han escrito y se seguirán escribiendo!". 

Sin embargo, el literato cubano Gustavo Robreño, afirmó: "El primer danzón original de Miguel Failde, inventor de esta clase de bailes, fue tocado por primera vez en la Habana, por Antonio Torroella (Papaíto), en casa del Sr. Santana, prestamista establecido en la calle de Tejadillo, en donde solía dar muy animadas reuniones".

“Recién llegado Torroella de Matanzas y ya célebre por su destreza y agilidad en el piano, fue invitado a una fiesta del señor Santana. En ella “Papaíto” lució espléndidamente sus habilidades de pianista “de oído” y a la mitad de una danza, interrumpió el compás de “seis por ocho” para tocar, por primera vez en la capital, el danzón “Alturas de Simpson”, estrenado pocos días antes en Matanzas".

El danzón fue bailado por primera vez en “La Atenas de Cuba” (Llamada así a Matanzas, también conocida como la ciudad de los puentes), en enero de 1789, exactamente en el Liceo Artístico y Literario, conocido actualmente como Sala White y fue "Las Alturas de Simpson" el primer número en aparecer. Lejos estaba de sospechar su autor, que le había otorgado a la nación su baile nacional.


Su danzón "Las Alturas de Simpson", consta de una introducción de ocho compases que se repiten; una primera parte de dieciséis compases, una segunda de treinta y dos o más. Posteriormente hubo danzones que tuvieron hasta cinco secciones. Pero el gusto popular aceptó definitivamente los de cuatro: introducción, la que se dividía en un tema de cuatro compases y cuatro del titulado paseo; la primera parte, donde la melodía era encargada al clarinete o flauta; la segunda parte, generalmente ejecutada por los violines o un melodioso solo de flauta; y la tercera parte, interpretada por toda la orquesta; esta última, con el tiempo evolucionó hacia un estilo más rumboso lleno de sandungueo. Sin embargo, pese a las variantes, el danzón mantuvo siempre la forma rondó impuesta por Faílde: A-B-A-C-A-D.

El danzón, visto por otra óptica por algunos críticos, es una mera ampliación de la contradanza, con las puertas abiertas a todos los elementos musicales que andaban por la isla, cualquiera que fuera su origen. 
Con introducción de ocho compases (repetidos) que se inicia, muy a menudo, con un tema de catadura clásica –correspondiendo, exactamente a la prima de la contradanza a pesar de su título nuevo de introducción. En la segunda parte, o “parte de clarinete”, se trabaja casi siempre sobre el cinquillo. Se vuelve a la introducción y se pasa a la “parte de violín”, más melódica, que hace de adagio, antes de cerrar con el período inicial. En los primeros danzones de Faílde esta fórmula está plenamente definida: se dota a la contradanza de un nuevo período de dieciséis compases.

Además de "Las alturas de Simpson", Entre su repertorio de composiciones, que no eran solo danzones "La diosa japonesa", "Cuba libre", "Yo me voy para el otro mundo", "Los mascavidrios", "El mondonguito", "Antón Pirulero", "La serenata de Schubert", "Figurín, se acabó el merengue", la "Jota aragonesa", "Piña", "Mamey y zapote", entre muchos otros. Su sobrino, Osvaldo Castillo Faílde colectó al menos 144 danzones compuestos por su tío. La última presentación pública con la orquesta la realiza Miguel Failde, para el año 1920, en Palos, junto a la orquesta de Pedro Rojas
Entre los destacados difusores del danzón debemos mencionar entre otros a don Antonio María Romeu, Cheo Belén Puig, Orestes López, Antonio Arcaño, Rodrigo Prats, Abelardito Valdés, Joseíto Valdés y Armando Valdés Torres. Miguel Faílde, insignia de la música cubana, fallece, en la madrugada del 26 de diciembre de 1921 en la ciudad de Matanzas.

FUENTES: 
El Danzón y su Inventor, Miguel Failde - Félix Soloni

Libro “Cuba Musical” por José Calero Martin y Leopoldo Valdés Quesada
Miguel Faílde, creador del baile nacional - Raysa Mestril Gutiérrez / Radio Cadena Agramonte
Alejo Carpentier, La música en Cuba, Fondo de Cultura Económica, México, 1972.

EL PRESENTE ARTICULO "ES PROPIEDAD INTELECTUAL DE ENCUENTRO LATINO RADIO" 
SI UTILIZA ESTE ARTICULO COMO REFERENCIA NO OLVIDE CITAR LA FUENTE:
Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio 
Bogotá - Colombia -Derechos Reservados
Actualizado 2019.