Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

ORESTES.- MACHO

Una familia que nos legó desde Cuba excepcionales músicos fueron los López Valdés, en esta oportunidad nos referiremos Al maestro ORESTES, compositor, pianista y contrabajista nacido en La Habana el 29 de agosto de 1908, formado por sus padres quienes le formaron en solfeo y contrabajo, este último instrumento al igual que sus hermanos, lo estudio con su padre don Pedro López el piano con Fernando Carnicer. 

Profesionalmente se integra a la orquesta de Miguel “El Moro” Vásquez, para llegar a ser contrabajista de la sinfónica de la Habana en el 1954, fue Chelista de la orquesta del gran maestro Armando Valdespi, como contrabajista trabajo con las orquestas de los hermanos Contreras y de Armando Romeu y como pianista de la orquesta Ideal de Joseito Valdés.


Para 1933 funda la orquesta Charanguera López Barros, donde acogió el piano como instrumento siendo el director musical, su hermano Israel “Cachao” López en el contrabajo,  en la flauta estuvieron inicialmente Manolo Morales y luego Juan Pablo Miranda, Ángel López en el timbal, Abelardo Valdés en el güiro y Abelardo Barroso como cantante, que nómina.


Para 1937 se integró  Orestes “Macho”  López como le conocimos junto a su hermano “Cachao” a la Orquesta de Arcaño y sus Maravillas, donde permaneció hasta 1958, con esta orquesta  los hermanos López contribuyeron grandemente a crear el Danzón del nuevo ritmo, que desbordo el gusto del bailador con las descargas en un formato discutido pero vigente al que hemos conocido como “El Mambo”

Para 1960 hace parte fundamental en la fundación de la Sinfónica Nacional de Cuba; dentro de sus obras recordamos piezas como. ”Camina Juan pescao”, “Cuando los años pasan”, “Flores de Mayo”, “Los tres Chiflados”, “Caballeros coman Viada”, “Silvio al Bate”, “Las Ninfas”, “Llegaron los Millonarios”, “Chifla”, “Arcaño” entre otras. El maestro Orestes López Fallece en la Habana el 26 de enero de 1991.

Cuando hablamos de familia además de “Cachao”, debemos recordar a Coralia su hermana, quien se desempeñará como pianista y creara su propia orquesta y nos dejara dentro de sus obras  el danzón “Isora Club”, recordado profusamente por el Buena Vista Social Club a finales del siglo anterior.

A Orlando “Cachaito” López, hijo de Orestes, quien integrara la Orquesta de su tía Coralia, la Sinfónica, de la Habana, Trabajara con Chucho Valdés en un excepcional quinteto, con la Orquesta de Guillermo Rubalcaba y cerrara con broche de oro, con su participación en el buena Vista Social club.  

Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio 
Bogotá- Colombia