Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

GILBERTO VALDES - FUNDAMENTAL

Es mayo un mes expedito para hablar de un cultor, compositor, director orquestal, pianista, flautista y saxofonista, que pese a su fundamental influencia para el desarrollo de la música latina y en particular en la divulgación de los aires africanos ancestrales en Cuba, hasta llegar a ser la figura relevante en la que se convirtió en los Estados Unidos; es hoy día, un músico que no se recuerda debidamente. 


Es el propósito de este escrito mostrar al menos en parte la importancia del señor Gilberto Valdés Valdés, oriundo de Jovellanos Matanzas – Cuba; nacido el 21 de mayo de 1905 y para familiarizarnos rápidamente con nuestro propósito digamos que es el compositor entre otras muchas de las piezas musicales “Ogguere”, “Bembé”, “Baró”, “Tambó”, “Sangre africana”, donde participa Rita Montaner. 


Como muchas de sus composiciones Valdés, dirigió buena parte de su arsenal a cultivar la música negra y en especial convertidas muchas de sus composiciones en verdaderos retos para los cantantes que se atrevían a interpretarlas, dadas las extremas exigencias vocales que incorporaban. 

Sus experiencias como músico y estudiante se dieron en la Provincia de Cárdenas, donde tuvo sus primeros contactos con la música sinfónica a lado del señor José Raventós, donde interpreto la flauta y el clarinete; luego en la Habana donde estudió composición con el músico Español Pedro Sanjuán, y teoría musical con el profesor Hernández Pilato; al mismo tiempo que se preparaba en ciencias contables. 

Su formación musical la completó en Estados Unidos a partir de 1940, con David Sapertón y Bert. Shefter. 



trabajo como saxofonista y flautista de la orquesta de los hermanos Lebatard

Es menester mencionar sus importantes participaciones en Cuba en las orquestas de Alfredo Brito y la de los Hermanos Lebatard, como flautista y saxofonista en esta ultima por donde también pasara José Curbelo como Pianista. 

En la década del treinta son muchas las piezas musicales dedicadas a difundir la música Afro, compone extensos pasajes cantados en lenguas africanas y que arregla para espectáculos, es el primero también en incorporar cantos y toques enteros del repertorio religioso afrocubano, incluyendo instrumentistas de música Santera en formatos sinfónicos; dio igualmente conciertos, muchos de ellos presentados en lengua Yoruba, le acompañaron en estas travesías, instrumentistas de primer nivel y voces como la De Alfredito Valdés, Miguelito Valdés, Rita Montaner, etc. 

Los días 27, 31 de enero y el 03 de febrero Rita Montaner se hace acompañar al piano de Rafael Betancourt, presentándose en el teatro La Comedia, interpretando los temas "Bembe" , compuesto por don Gilberto Valdes, entregándola inicialmente a la soprano Raquel Dominguez, pues en ese momento no conocía a Rita, luego la cantante de Guanabacoa convirtió la pieza en éxito, interpreto "Baro", pieza demasiado exigente que afectaba la garganta de la cantante y la pieza emblemática de Valdes titulada "Sangre Africana".. 

En el 1937, Gilberto Valdes apoyado por Fernando Ortiz y la Alcaldía de la Habana,  presento un estelar concierto en el Anfiteatro de la Habana acompañando a Rita Montaner, donde se expuso la brillantez melódica y la exigente interpretación de la Obra de Gilberto Valdes.

En 1942,interpreto en la estación de radio RHC cadena azul, acompañada de Isolina carrillo al piano los pregones compuestos por Gilberto Valdes.

Su composición "Ogguere", puede considerarse como la obra cumbre dentro de un sincretismo musical africano que convierte en una canción de cuna interpretada por una negra bozal para dormir a su pequeño hijo, insignia de la religión africana en Cuba. 

Para el segundo quinquenio de la década de los cuarenta funda la PRIMERA CHARANGA conocida en los Estados Unidos, al igual que dirige el ballet de Catherine Durham; en la década de los cincuenta realiza conciertos de primer nivel en el en el Carnegie Hall, invitando preferentemente artistas y músicos cubanos y para el cierre de la década dirigía Orquesta Filarmónica de Nueva York. 

Según lo expresara en una entrevista Johnny Pacheco fue invitado a la charanga por el maestro Valdés donde este último le regala el jovencito Pacheco una flauta, aunque vieja, muy útil y es allí donde Pacheco se decide por este instrumento, ya que hasta la fecha había participado como percusionista de varias agrupaciones musicales. 


Es tal su influencia que de allí se desprende la creación por parte de Charlie Palmieri de su Charanga Duboney, primera charanga NO cubana en los Estados Unidos, a donde ingresaría, el Joven Pacheco. 

Es claro que todo el movimiento de la pachanga en Nueva York, a partir del 1960, tuvo como artífice al gran Gilberto Valdés.No olvidaremos las excepcionales piezas: “Mambo Típico”, “Mambo Nuevo”, “Mambo Rumbón" entre otras. 

Y es el momento de compartir otra gran influencia o aporte y recordamos a Mario Bauza director musical de los afrocubanos de Machito. Bauzá, dirigiendo los afrocubanos escucha a La pareja de musicos Varona - Andino, cuando al finalizar un set de una presentación en La Conga, hacen acordes del tema de Gilberto Valdés "El Botellero", Bauzá al escucharlos les sugiere un ensayo especial, para el día siguiente (lunes 29 de mayo de 1.943), da instrucciones precisas a sus trompetas y saxofones generando una serie de acordes fracturados dando origen para el mundo al matrimonio Cubano-Jazzistico, denominado hoy Jazz latino, juzguen ustedes al responsable de tan magno proyecto. 


Adicionalmente los Afrocubanos incluyeron en su repertorio la composición de Valdés “Que vengan los rumberos”; de otra parte el Catalán Xavier Cugat grabo del Valdés los temas "Ecó" y "el Botellero"; el crédito colombiano Carlos Molina, radicado en Nueva York con su orquesta, por donde pasara Cugat, grabo del maestro Gilberto Valdés el tema: “Koki Kocá”

De su natal Cuba interpretaron sus composiciones músicos de la talla del pianista Ignacio Villa conocido como Bola de Nieve, Celia Cruz, Miguelito Valdés, Paulina Álvarez, Merceditas Valdés, Elena Burke, el Cuarteto de Aida., etc. 

Gilberto Valdés regresa por breve tiempo a Cuba para radicarse definitivamente en los Estados Unidos a partir de 1965.

Lamentablemente Gilberto Valdés, fallece en la ciudad de Nueva York el 12 de mayo de 1972. No debe quedar duda alguna que es Gilberto Valdés en el gran difusor de la música cubana y afrocubana a nivel internacional. 

Fuentes:  

Todo música y razón Radamés Giro; 
Gilberto Valdés: autenticidad y cubanía -Othoniel Rodríguez

Por Carlos Molano Gómez
Bogotá - Colombia
Derechos Reservados de autor