Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

DON ASPIAZU.- ATÍPICO

Decía el maestro Alejo Carpentier refiriéndose a nadie menos que a Don Azpiazu: La orquesta de Don Azpiazu es una obra maestra: la obra maestra de su director… Con ella avanzamos por el mundo en la línea de vanguardia de la música latinoamericana. Y buen tiempo pasará antes que otra música nos haga retroceder.”  

Afirmaba el recientemente desaparecido don Leonardo Acosta: “Azpiazu, fue el Iniciador de la primera “invasión” de genuina música cubana en los EE.UU., y también el primer director de orquesta que se atrevió a desafiar la “barrera del color” tanto en Cuba como en EE.UU”.


Una verdadera gloria de la música cubana, fue el Cienfueguero Justo Ángel Azpiazu Pradera, conocido artísticamente como “Don Azpiazu”, había nacido el 11 de febrero de 1893 y decimos que atípico, porque se salía de la media del músico cubano, que pasaba afujías económicas y en general era de  extracción humilde, venido de los barrios populares y poca educación, pues este no era el caso de Azpiazu, que provenía de una familia acomodada, con alta injerencia en la política de su país, Santiago, su padre, era ingeniero civil y músico, y su madre, Waldina Pradera, maestra y aficionada a la música;  con formación musical por la influencia de su bisabuelo, quien había sido músico de la realeza, ofreciendo conciertos para la Reina Isabel II; su abuelo igualmente español, se había establecido en Cuba 53 años antes de su  nacimiento, siendo reconocido auxiliar del Generalísimo  dominicano Máximo Gómez Báez, quien participará activamente en la guerra de los diez años, quien fuera General en Jefe de las tropas revolucionarias cubanas en la guerra del 95. 


Con su hermano mayor Eusebio Santiago Azpiazu Pradera, nacido en el 1890, quien musicalmente toma el nombre artístico de "Mario Antobal", pasó buena parte de su infancia en los Estados Unidos, allí estudiaron música, Justo estudio piano; regresan a Cuba donde su padres los inician en la carrera militar, que se resquebrajo, puesto que Justo fue expulsado por indisciplina; 

Iniciaron su carrera musical juntos, donde Antobal oficio como guía de su hermano. Justo Ángel Antobal contrae nupcias con una hija del general independentista, José Braulio Alemán Urquia, natural de Santa Clara –Cuba, muy cercano en su lucha a José Martí; periodo en el cual su hermano Eusebio Santiago, era secretario de la presidencia en tiempo del Mayor General, Ingeniero Civil Mario García Menocal Deop, tercer presidente cubano, en el periodo, (1913 – 1921), Antobal nombra a su hermano Justo, Cónsul Cubano en Guatemala, cargo que no alcanzo a ocupar por un golpe de estado al presidente de ese país, señor Carlos Herrera Luna, propiciado por José María Orellana Pinto, patrocinado por la United Fruit Company, que decididamente tenia importantes intereses económicos, que al no ser concedidos por el gobierno de Herrera, orquestaron su salida.

Azpiazu, en consecuencia se vincula a la Cuban Telephone Company y poco tiempo después funda su orquesta “Habana Casino”, presentándose en el afamado presenta en el Almendares, hotel cinco estrellas de la capital, ubicado al lado del hotel Sevilla, siendo los más lujosos de aquel entonces previos a la construcción del afamado Hotel Nacional, a partir del 1930; ya en el periodo de Gerardo Machado. El Almendares era el más costoso en su aforo por aquellos años, donde se inicia ese periodo controvertido del turismo americano.

Con su orquesta, Azpiazu emprende una gira por toda la isla, sin gran trascendencia, tomando la decisión de viajar a Estados Unidos. Debutando  con su orquesta  el sábado 26 de abril de 1930 ante un público casi totalmente anglosajón en el Palace Theatre de Broadway, Nueva York, considerado el teatro de la música latina. Azpiazu fue el primero en lograr un resonante éxito. 

"Habana Casino", era una agrupación de música bailable, sus 14 músicos, vestidos con coloridas atuendos con una estelar cuerda de vientos, complementada por piano, bajo y una sección de percusión típicamente cubana, instrumentos exóticos para la época: maracas, claves, güiros, bongós, timbales. Su estelar bailarina y su hermano Antobal consolidaban la amplia orquesta, siendo su cantante Antonio Abad Lugo Machín, de 28 años popularizando además piezas como “Aquellos ojos Verdes”, de Nilo Meléndez y Adolfo Utrera; "Mama Inés" de Eliseo Grenet.

Su hermano Eusebio “Antobal” contrae nupcias con  Marion Sunshine, natural de Lousville Kentucky, afamada cantante, compositora y actriz americana, se convierte en mecenas de la Orquesta de Azpiazu, facilitándole sus presentaciones en los Estados unidos y su viaje a Europa en particular a Francia, convirtiéndose en su esponsor o patrocinador, brindando apoyo financiero a la orquesta; facilita la grabación del Manisero en inglés “The Peanut Vendor”, logrando presentaciones de la orquesta en lugares como el Palladium Theatre de Londres. 

En los Estados Unidos, con Marion Sunshine (en la foto), como cantante e interprete del "Manisero", la orquesta de Don Azpiazu, integrada por los siguientes músicos realiza una gira por este país: Don Azpiazu, como Director y pianista; Rene "Jiniguano" y "Pepin" Garcia como trompetas; Luis López en el trombón,  Miguel Dubrocq y Ramón González, en el saxofón alto; en el saxofón tenor armando Romeo y Luis González, en la guitarra Hugo Siam,; Leonardo Timor, contrabajo. y en la percusión estuvo Tirso Sáenz, .


En realidad las diferencias entre los hermanos Azpiazu, los llevaron a separarse y continuar con sus carreras musicales de forma independiente, llevándose Antobal algunos músicos de la orquesta de Justo; Antobal nombro su orquesta como “Los Cubanos de Antobal".

Sentimos cierto grado de injusticia, con este gran músico, que conquisto con su arte a los Estados unidos; a Europa, en especial a Francia y España, con sus músicos y su fascinante bailarina “Mariana”, que curiosamente había sido educada en un Convento en la zona de Camaguey, cuyo bautismal era "Alicia Parlá"; esta damita que en realidad no era bailarina de profesión, fue descubierta por el empresario Leo Reisman, quien le ofrece trabajo, meses después "Mariana", se encuentra con Azpiazu en Nueva York y este la vincula a la orquesta; curiosamente al parecer no bailo en la Habana. 

Referimos una nómina en Francia, que no podemos olvidar: El responsable inicial de la puesta en escena del “Manisero” en ese país, que con su voz hace retumbar a la orquesta conocida como “Habana Casino”, el señor José Pereira, el guitarrista José Socarras; Pedro Telleria en el timbal y propietario de la cuerda percusiva,  (A propósito en el 1932, hacen parte junto a Panchito de la Orquesta de Antobal), en los tambores Álvaro de la Torre, un extraordinario violinista que nos negamos a olvidar fue Emilio Hospital, dos brillantes clarinetistas señores Francisco González y Pedro Guida, en el contrabajo Teddy Henríquez, un piano de excepción el de Lozano Morejón y dos trompetistas incunables el maestro Julio Cueva y el segundo Pedro Vía y naturalmente en la dirección y claves el maestro JUSTO ÁNGEL AZPIAZU PRADERA, “DON AZPIAZU”.

Ese inolvidable 26 de abril de 1930, Azpiazu introduce a los Estados Unidos la auténtica música cubana bailable y sus instrumentos típicos al público neoyorquino que colmaba el teatro. La función culminó con Antonio Machín cantando el pregón “El Manisero”, de Moisés Simons, termina su presentación con una lata en la mano, Machín lanzaba cucuruchos de maní, mientras pregonaba: "Maní, maní, si te quieres por el pico divertir, cómete un cucuruchito de maní...". Nacía en uno de los más grandes sucesos en la historia de la música cubana, Don Azpiazu, presentaba ante la sociedad americana, los instrumentos raizales de la música cubana, convirtiéndose sin duda en la primera jazz band cubana en los Estados Unidos; vincula como cantantes haciendo la música en ingles a Bob Burke y Chick Bullock; mientras Machin, atendía las versiones en español.

En mayo de 1930, la orquesta de Azpiazu, graba la pieza para la RCA Víctor; sin embargo el disco solo se puso al comercio, hasta noviembre de ese año, porque los ejecutivos de la RCA temían que “El manisero” no pegara ante el público anglosajón. 

Músicos de la talla de Gaetano Alberto Lombardo, conocido como Guy Lombardo, conceptuaban que este número no pegaría, sin desconocer que el editor Edward B. Marks, apasionado de la música latina, que años atrás contribuyo a posicionar el tango en Estados Unidos editando las primeras partituras del tango. Marks, apoyo el proceso de difusión organizando una versión simplificada en tiempo 4/4. Como consecuencia, las grabaciones empezaron a proliferar, pero definitivamente la versión de Azpiazu siguió siendo la más brillante.

Sus múltiples presentaciones especialmente en el Rainbow Room, compartiendo cartel con la pulida y la afamada orquesta “Casa Loma”, integrada por músicos blancos; que enfrentaba la de Aspiazu que rechazaba los estereotipos raciales; se afirma que perdió su trabajo en el Rainbow Room, por negarse a tocar sólo música cubana y relegar los temas norteamericanos a la orquesta Casa Loma.



Para el año 1932, Carlos Gardel filma la película "Espérame", con Goyita Herrero, y Lolita Benavente, dirigida por Louis J. Gasnier, que deja como anécdota la union comercial entre Gardel y Alfredo Lepra  realizada en los estudios que Paramount poseía en Joinville, Francia. basada en un libreto de Alfredo Le Pera, conocida tambien como "Andanzas de un criollo en España", con música compuesta por el mismo Gardel, Marcel Lattes, un pianista francés, que después falleciera en el campo de concentración de Auschwitz, y el músico cubano Don Azpiazu.

Gardel interpreta una habanera compuesta por Don Azpiazu, titulada "Por tus Ojos negros"  La canción tiene autoría de Aspiazu y de los argentinos Carlos Lenzi (Compositor del tema "A Media Luz") y Alfredo Le Pera. La critica especializada afirma que lo débil del guion (de Lepera) no permitió mayor éxito de la película. Curiosamente en los creditos de la peñlicula la orquesta de Azpiazu aparece nombrada: "Orquesta Típica Cubana".

Luego de una larga gira por el exterior, en 1939, al volver nuevamente a Nueva York, para grabar y filmar unos cortos musicales, descubre que la escena musical latina había cambiado demasiado. Ese mismo año regresa a Cuba, se presenta una temporada en el hotel Sevilla Biltmore de La Habana y en 1940 se retira.

El 20 de enero de 1943, Azpiazu fallece de un ataque al corazón, su papel de introductor de la auténtica música cubana en los Estados Unidos había sido olvidado; fue el primer director de una orquesta donde tocaban músicos negros, blancos y mulatos, rompiendo la barrera del color en los Estados Unidos.

NOTAS:

1.- Agradecemos el apoyo documental de Jaime Jaramillo.
2.- El nombre en Ingles de la orquesta de Azpiazu, aparece referida como: "Havana Casino"

Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio
Bogotá - Colombia