Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

JOE CAIN.- GRANDE

Un virtuoso trompetista exquisito arreglista y acucioso producto musical fue Joseph Caiani nació el 31 de enero de 1929 en el sur de Filadelfia; a quien conocimos artísticamente como JOE CAIN, quien desde muy jovencito estableció la trompeta como instrumento, concluida la segunda guerra mundial hizo parte de  la orquesta de Ray Dávila, para luego integrar la orquesta de Dizzy Guillespie, 


Continua su recorrido por la música latina integrando orquesta cono las de Marcelino “Rapindey” Guerra, Elmo García (En realidad con Héctor Rivera), Tito Rodríguez, Charlie Palmieri, José Luis Moneró y el bajista Johnny Seguí, en ocasiones como instrumentista pero fundamentalmente como arreglista,

Calificado por la mayor parte de los directores de orquesta tanto latinos como americanos como un aventajado, que cuidaba de los detalles sin pasar los límites entre instrumentos y las voces, pero tal vez la mayor cercanía la tuvo con Vicentico Valdés como integrante de su orquesta en Nueva York, al retiro de Valdés de la orquesta de Tito Puente y luego como arreglista cuando Vicentico decide lanzarse como solista, que junto al talentoso pianista René Hernández; se convirtieron en los mejores vigilantes del estilo musical del Gardel Cubano. 

Cain como le conocimos dejo a comienzo de la década del setenta la trompeta para dedicarse a los arreglos y a la producción musical, cuando acuño su famosa frase: “El producir discos requiere la paciencia de un santo y los testículos de un toro”, Su gran capacidad para metrizar la música en particular definiendo tiempos entre instrumentos, lo convirtió en preferido de grandes músicos como “Charlie Palmieri, Joe Cuba; Claro Vicentico Valdés, Vitin Avilés, Ismael Rivera, La Lupe y Tite Curet, Bobby Capo, Celia Cruz, Tito Puente…

Dentro de la producción, no perdía detalle incluyendo las caratulas de los discos, un ejemplo de ellos fue el trabajo realizado con Eddie Palmieri en su proyecto de la Cárcel de Sing Sing, su trabajo para la Tico – Alegre antes de ser vendida por Morris Levy a Fania será reconocido por siempre. Este americano, confeso enamorado de la música latina donde triunfo por completo, se nos fue el 12 de febrero de 2007 en la ciudad de Nueva York.


Por Carlos Molano Gómez
Encuentro Latino Radio-2017
 Bogotá - Colombia