Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

WILLIE BOBO.- PROGRESIVO


Apenas el reloj había sobrepasado las siete de la mañana del fatídico 15 de septiembre de 1983, cuando una de las más brillantes figuras de la percusión latina, se marchaba de este mundo, nos referimos al maestro WILLIAM CORREA, a quien la pianista de Mary Lou Records en una sesión de grabación en el año de 1952, lo llamó WILLIE BOBO”, este hijo de Boricuas nacido en Arecibo la tierra que vio nacer a Myrta Silva, don Pedro Correa, que había viajado a Nueva York , en busca del sueño americano, se radica en la zona de a Brooklyn, labora por un tiempo en una refinería, producto de un accidente de trabajo es pensionado con anticipación, enviando por su esposa Faustina y su primogénita Anne, que habían quedado en Puerto Rico.

En el 1930 nace su segunda hija Pura y cuatro años después para el 24 de febrero, nace William, quien siguiendo los lineamientos de su padre, inicia como percusionista, para el 1947, Correa Jr logra tener un trabajo de band boy en la orquesta de Machito y Bauza, para luego pasar por las orquestas de José Bidet, por donde pasara Charlie Palmieri, con Johnny Seguí y Marcelino Guerra..

Para el 1948, conoció quien por muchos años seria su compañero y entrañable amigo Ramón Mongo Santamaría, con quien trabajara con Tito Puente, formando una de las trilogías percutidas más admiradas de todos los tiempos entre 1954 y 1957, periodo que fortaleció el reconocimiento de la orquesta dirigida por Puente, desavenencias de este último con su estelar cantante Vicentico Valdés, motivan la salida de su cantante, para el 1957. 

Tito Puente se molesta profundamente con Correa ya convertido en W: Bobo y Santamaría por haber apoyado a Vicentico en la grabación de su glorioso bolero “Plazos Traicioneros”, lo que sumado al apoyo al trabajo de Cal Tjader motiva la salida de los dos percusionistas; laborando con este vibrafonista, generando un quinteto de excepción al lado de Tjader, a partir de 1958.


El trabajo mancomunado  de estos dos grandes de la percusión fue fundiéndose  en trabajos juntos y por separado con los grandes exponentes del Jazz americano, Santamaría inicia su periplo con su propia orquesta, donde trabajaron juntos en el furor de la pachanga, luego Bobo se radica en San Francisco, uniéndose a diferentes agrupaciones dejando su sello en la instrumentación general de la percusión, tristemente con tan solo 49 años, justo un día antes de un memorable homenaje que le rendirían sus amigos que sabían del cáncer que le aquejaba, no lo alcanzo a disfrutar, se había ido el genial WILLIE BOBO. Le recordamos a 33 años de su partida. PAZ EN SU ALMA    

Por Carlos Molano Gómez
Bogotá - Colombia
Encuentro Latino Radio