Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

TITO GOMEZ RIVERA.. UNA VOZ DE JUANA DIAZ

Cuando nos trasladamos en el tiempo y recordamos los momentos cumbres de la salsa y en particular en Colombia, no podemos dejar de mencionar una voz que se quedo en los oídos de los colombianos y en los corazones de los amantes de esta música que reconocemos como salsa. Nos referimos a la voz de Humberto Luis Gómez Rivera, conocido artísticamente como TITO GOMEZ. 




Igualmente debemos trasladarnos a un Municipio ubicado al sur de Puerto rico "Juana Diaz"; que ha sido cuna de cantantes y músicos de altísimo nivel como Gabriel Eladio Pequero Vega, conocido como “Yayo el Indio”, José Mangual Sr, conocido como “Buyu”, Héctor Tricoche, recordado cantante que pasara por la orquesta de Tommy Olivencia y nuestro admirado Humberto Luis Gómez conocido como “Tito” Gómez, nacido en una fecha que políticamente será inolvidable para los Colombianos; nueve (09) de abril de 1948; en el hogar de don José Ramón Gómez y Diana Isabel Rivera, quienes procrearon una familia numerosa compuesta por 10 hijos. 

Desde temprana edad muestra sus dotes vocales presentándose en programas de televisión infantil en particular en el afamado programa “Sábado Sensacional”, luego como cantante aficionado se vincula a la edad de 17 años al “Conjunto Los Jóvenes del Ritmo”, dirigido por el guitarrista José Ramón Gómez Jr, permaneciendo por espacio de dos años. 

Para el 1968, por recomendación del señor “Chago” Hernández, director del Cuarteto Yumuri, don Quique Lucca, lo vincula a la Sonora Ponceña, siendo su primer acercamiento en la parte romántica: allí recordamos esa primera grabación del bolero “Paño de lagrimas” y el especialísimo “Hachero pa un palo”, luego viene la versión de "Fuego en el 23”,venido de la línea del maestro Arsenio, la bellísima versión del tema de Pedro Junco “Nosotros” a dúo con Luigui Texidor, los boleros “Deseo Salvaje” y “Aprendí más que tú”, “Cenizas”, y “Nobleza”, así lo prueban, en los trabajos Fuego en el 23 y Algo de locura. 

En el campo de lo bailable nos deja su fantástica interpretación del tema “Prende el Fogón”. Llega su retiro de la Ponceña para el año 1974; se vincula a la agrupación formada por el trompetista Joe Rodríguez y al compositor Francisco “Chalina” Alvarado, disidentes de la misma, quienes crean “La Terrífica”, convertida en un kínder, pues algunas voces que por allí pasaron llegaron a la ponceña como “Manix”, “Pichi” Pérez, Yolandita Rivera…etc. De ese paso con la Terrífica recordamos el tema “Hachero mayor”. 

El maestro Ray Barreto, que para el año 1973 había sufrido una desbandada de sus músicos, en el 1974 recompone su orquesta llevando inicialmente como cantante a Tito Allen (Roberto Romero Caballero, natural de Santurce Puerto Rico), donde también participa nuestro pianista Eduardo Martínez, “Little” Ray Romero en los timbales; Julio Romero en el bajo; Roberto Rodríguez, Joseph “Papy” Román y Manny Durán, trompetas; Tony Fuentes, bongoes; Art Webb, flauta y Meñique y Héctor Lavoe en los coros.

En el 1975 viene el trabajo denominado “Barreto”, sale Tito Allen e ingresan como cantantes Rubén Blades y Tito Gómez convertida en una superproducción con temas como “Guarare”, composición de Juan Formell, "Mas vale un guaguancó" de Curet Alonso y Canto Abacuá de Rubén Blades. El trabajo fue nominado para el premio Grammy en el año 1976. 

Para el 1977, realiza su primera grabación como solista, para el sello “INCA”, subsidiario de Fania, recordamos las piezas: “Para Gozar Borinquén” y “La Envidia y la Hipocresía”; entre 1979 y 1982 realiza dos producciones con el pianista Tito Valentín, la primera titulada “Tierra Música y Sentimiento” y la segunda “Brujería”. 

En Venezuela, graba para el 1979, con la Orquesta “La Amistad”, nacida de una disidencia de la Dimensión latina, con la dirección musical de Rodrigo Mendoza y Jesús Chuito Narváez, el trabajo “El poder de la amistad”; recordamos los temas “Romance bajo la luna”, “Romance de amor”, “Aquí venimos” y Ritmo de azúcar”. 

Se da el encuentro entre Jairo Varela Martínez (Q:E:P:D), director del grupo Niche y Tito Gómez en el afamado Club de Nueva York conocido como el “Abuelo Pachanguero”, de propiedad de Humberto Corredor; viene la oferta para que se vincule a la agrupación, radicada en Cali - Colombia y a partir del 1986. 

Tito Gómez se convierte en la voz principal del Grupo Niche, siendo esta tal vez la mejor época de la agrupación, llegan los temas: "Atrevida", “Un Caso Social”, “Ese Día”, “Perder Para Amar”, Nuestro sueño”, “¡Cómo podré disimular!”, “Mi valle del Cauca”, “Me Sabe A Perú”, “Mi hijo y yo”, “Bar y copas”, “Miserable”, “Las mujeres están de moda”, “Digo Yo”; etc. convertidos todos ellos en éxitos internacionales. 

Para 1992, inicia su carrera en solitario con producciones para el sello MP, recodamos tema como “Déjala”, “llegaste tarde”, Paginas de amor, “déjala ya”, “A que juegas tu”, “Deseos y Delirios”, “Rosas y Espinas”, “Te quiero así”, entre otros temas. 

Desde su vinculación con el grupo Niche, asumió a Santiago de Cali como su segunda patria chica, compartió su vida al igual que Daniel Santos, y Mariano Cívico, con una vallecaucana, para el caso de Tito con Sandra Amparo Moreno Lastrilla. 

En el año 2007 realizo una esplendida grabación con el Grupo Gale, haciendo musicalmente un recuento de su vida musical

Realizó su última presentación en la ciudad de Pereira en el fin de semana del 09 de junio al lado del Grupo Niche y Guayacán; el día lunes 11 de junio de 2007, a media noche en la ciudad de Cali, le sobrevino un infarto de miocardio que obligo a su traslado a la clínica del Valle del Lili, donde después de ingentes esfuerzos falleció. 

Anecdóticamente, el siguiente fin de semana se encontraría en tarima en Venezuela con su gran amigo Tito Rojas, para luego volver a la Sultana del Valle para encontrarse con sus viejos amigos de la Ponceña.

Sus restos fueron velados en funeraria La Ermita de la ciudad de Cali; el día 13 sus cuerpo fue trasladado a Juana Díaz, Puerto Rico, su tierra natal, donde le esperarían sus familiares y 10 hijos, numerosa familia, así como de la que él provenía. 

En la ciudad capital tuvimos oportunidad de conversar ampliamente con Tito Gómez, ocasión en la cual pudimos compartir, sobre muchos de los momentos de su vida aquí consignados y otros que guardamos con respeto por el estelar cantante BORINCALEÑO.




Por Carlos Molano Gómez
Bogotá - Colombia
Derechos reservados de autor