Da clikc aquí para escuchar

Escúchenos en Vivo...

JOSÉ BARROS.- CENTENARIO CON EQUIDAD

Cuestión de sentido de pertenencia … 

“Si esta ilustración escrita por De la Espriella Ossío, músico, escritor, investigador de temas históricos musicales y folclóricos, abogado, nacido en Barranquilla, no satisface al musicólogo Luis Antonio Bonilla Meza, allá él. 
Esta canción también se la han acreditado a Humberto Gómez Vega y Gabriel Angulo, quienes por razones cronológicas están por fuera de esa autoría, que no es necesario demostrar ahora puesto que este artículo va encaminado a refutar los planteamientos del musicólogo Luis Antonio Bonilla Meza, quien en la revista Dominical de El Heraldo Latitud del 22 de septiembre de 2013 publicó un artículo denominado “El Helado de leche” y da la autoría de esta pieza a un mejicano, Manuel M. Ponce, considerado por él como un tremendo compositor. 

Aquí está mi planteamiento: no es la primera vez que el musicólogo Luis Antonio Bonilla Meza, como él mismo se denomina, denigra de un compositor colombiano, y sobre todo costeño, dándole el lado al compositor extranjero. Ya lo había hecho verbalmente con José Benito Barros Palomino, a quien niega sea el autor de “A la orilla del mar”, canción que se le otorga a José Berroa, manifestando tener en su poder una comunicación corroborando lo afirmado, pero todavía no la ha mostrado ni a José María Acuña Campo, director del Programa Sonorazos del Caribe, que ya anda en sus 37 años de estar al aire, ni a este servidor”.  (Nota tomada del diario El Espectador..) 

Se abre la discusión, bienvenidos todos.


Expresa don Alfonso de La Espriella, en su artículo publicado por el diario el Espectador el 20 de marzo de 2014, al que título “Sentido de Pertenencia”, quien justamente estuvo de cumpleaños, un par de días atrás, pues nace el 21 de septiembre de 1934, compositor del tema “Cartagena Contigo”, canción que en diciembre de 1971, le mereció el Centauro de Oro, en la ciudad de Villavicencio, con motivo del festival de la canción Colombiana; autoría que esperamos, no se ponga en duda. 

A propósito, expresaba el maestro Alfonso de la Espriella Ossio, en su libro, “Historia de la música en Colombia A través de nuestro Bolero”, Editorial Norma primera edición 1997, página 439, respecto al eximio compositor orgullosamente colombiano José Benito Barros Palomino, objeto este año de múltiples homenajes empañados por las descalificaciones a su obra, cuando se afirma desde diferentes sectores que la pieza “A la orilla del mar”, no le pertenece, bajo la misma condiciones argumentativas del señor Luis Antonio Bonilla Meza: 

 “…También compone y graba, recordando nostálgicamente a María Bonell, uno de sus más lindos y populares boleros “A La Orilla del Mar”, que dio origen según cuenta el mismo Barros, a uno de los más grandes fraudes en el campo de las regalías.. 

Luna hay, ruégale que vuelva 
y dile que la quiero 
que sola la espero 
en la orilla del Mar 
luna hay tu que la conoces 
y sabes de la noches 
que juntos pasamos 
en la orilla del mar 
recuerdos muy tristes 
me quedan al verte 
en la noche alumbrar 
recuerdos tus labios sensuales 
y tu dulce mirar 
mi gran amor 
luna hay ruégale que vuelva 
y dile que la quiero 
que sola la espero 
en la orilla del mar 
recuerdos muy tristes me quedan 
al verte en la noche alumbrar 
recuerdo tus labios sensuales 
y tu dulce mirar mi gran amor 
luna hay ruégale que vuelva 
y dile que la quiero que sola la espero 
en la orilla del mar… 

Resulta que yo hice este bolero y su éxito internacionalmente fue inmediato, porque entre otros fue grabado por Rosendo Bienvenido Granda Aguilera. En México apareció un cubano avivato, que lo registró antes que yo, a nombre de José Berroa y durante más de 10 años se robó mis regalías, que fueron un montón de dólares. Yo le reclamaba a la editora las regalías de esta canción y como ellos me conocían por el volumen de mis canciones, después de 10 años comenzaron a sospechar, que el tal José Berroa era un impostor y que como era posible que no se le conociera ni siquiera una segunda canción, “Yo les decía que el más malo de los compositores hace por lo menos tres a cinco canciones”, que en el medio musical todo el mundo conoce o sabe quién es Agustín Lara, Rafael Hernández o Lucho Bermúdez, ¿Pero quién carajo conoce a José Berroa..?. Desde entonces comencé a recibir regularmente mis regalías por esta composición. Continua comentario de don Alfonso de La Espriella Ossio

Pero algo similar le sucedió con la CASA FUENTES, puesto que solo recibía cuatro centavos por disco vendido, discutieron y Barros empezó a enviar sus discos a Estados Unidos y a México; la gota que reboso la copa y que termino su relación con Antonio Fuentes, fue una composición que José Barros título “La Camarita Daña”, que según el propio Barros, Antonio Fuentes se adjudicó su autoría…. 

Siento, muy apropiado el titulo establecido por don Alfonso De La Espriella Ossio, en su artículo: Cuestión de sentido de pertenencia, donde normalmente la defensa de los connacionales es algo habitual fuera de nuestras fronteras y por alguna razón etnográfica o antropológica, una buena porción de nuestros compatriotas magnifican lo foráneo y tristemente descalifican lo propio, minimizando nuestra bandera y con ella los logros de muchos de los nuestros; lo que en el caso particular de lo referido sobre el compositor José Benito Barros Palomino; de una parte en una posición igualmente ególatra se lucen, para mostrar el trabajo de quien no cabe duda es el insigne, prolífico y HONESTO compositor, de un sinnúmero de canciones que hace parte del catálogo mundial de piezas bien concebidas que perdurarán por siempre; pero a la vez que se le da el mérito y se lucen con su memoria; arbitrariamente, se le descalifica y coloca en el horrendo camino de LA MENTIRA, utilizando argumentos de terceros (No compatriotas), que en uso de un sentido patriótico le dan razón a su connacional, sin que tal miramiento les toque o afecte (Cuba); contradictoriamente encuentro escritos como “José Barros, el compositor más prolífico de Colombia, con más de 700 canciones registradas, el hombre que Agustín Lara consideraba el “mejor compositor de América Latina”, el autor de 'La Piragua' o 'El Pescador', el que dio a la cumbia su alta dignidad, era un personaje complejo y fascinante, un andariego. Es también, un hombre sujeto del oprobioso calificativo de “Ladrón de autorías”. 

Tal vez no debí llegar a este comentario, pero no puedo entender como el connotado investigador Arnold Tejeda; un hombre que recorre el país hablando y escribiendo sobre José Benito Barros Palomino, conmemorando su Centenario, se exprese en privado en los siguientes términos: "¿Será que Berroa interceptó el correo y se robó la partitura? (Estoy especulando a lo Caribe), pero para el público en general escriba "Por ser un compositor de disimiles ritmos, José Barros pudo encajar, perfectamente, la compleja gama de pasiones que doblan a los humanos en sensibles placeres o en enormes desengaños que el arte y la literatura han embellecido con notables obras". Que Felonía, por Dios...!!! 

No encuentro razonable, como en su reciente escrito, para ACME, (Entidad que me merece total respeto), don Arnold Tejeda titulo: JOSE BARROS NUMEN PARA EL BOLERO; presente citas que no corresponden a la realidad, cuando se habla de una entrevista al maestro José Barros y dice que es tomada de: (4) DE LA ESPRIELLA OSÍO, Alfonso. Historia de la música colombiana a través de nuestro bolero. Bogotá: Ed. Norma, 1997, p. 51, pues en realidad la entrevista esta en la página 439 del citado libro, aun cuando la biografía empieza en la pagina 435, esta lejos de lo que consigna el libro y que en términos de verdad registramos al comienzo del presente articulo. 

Dice don Arnold, en lo que el llamo, en su citado artículo: MI MODESTA OPINIÓN: "Parto del criterio que dice: la verdad siempre se demuestra con hechos convincentes y nunca con comentarios sin el mayor peso argumentativo".  Por ejemplo, José Barros dijo en una entrevista: “Resulta que yo hice este bolero y su éxito internacional fue inmediato (…). En México apareció un cubano avivato que lo registró antes que yo” (8). Se refiere a José Berroa, que no fue ningún avivato sino un miembro de una respetable familia musical en Cuba, como lo han testimoniado prestantes investigadores de ese país.  Conclusión que descalifica a nuestro insigne compatriota, pero que a la vez, no coincide con lo expresado por el maestro Barros, quien en realidad en la entrevista consignada dijo: "En México apareció un cubano avivato, que lo registró antes que yo, a nombre de José Berroa y durante más de 10 años se robó mis regalías, que fueron un montón de dólares". El maestro se refiere con nombre propio al cubano. 

Continua Tejeda diciendo: "Ahora, en esa misma entrevista, el compositor colombiano afirmó que el mencionado bolero fue grabado en 1957, cuando en realidad se hizo en el año 1951 por La Sonora Matancera".

Continua diciendo el maestro Barros en la entrevista citadaYo le reclamaba a la editora las regalías de esta canción y como ellos me conocían por el volumen de mis canciones, después de 10 años comenzaron a sospechar, que el tal José Berroa era un impostor y que como era posible que no se le conociera ni siquiera una segunda canción, “Yo les decía que el más malo de los compositores hace por lo menos tres a cinco canciones”, que en el medio musical todo el mundo conoce o sabe quién es Agustín Lara, Rafael Hernández o Lucho Bermúdez, ¿Pero quién carajo conoce a José Berroa..?. Desde entonces comencé a recibir regularmente mis regalías por esta composición. 

Noten ustedes amigos lectores, que en ninguno de los apartes de la entrevista el maestro José Barros habla de fechas, como indebidamente lo asegura don Arnold Tejeda. Si esta es la clase de transcripción, como se puede creer en quien afirma: "Parto del criterio que dice: la verdad siempre se demuestra con hechos convincentes y nunca con comentarios sin el mayor peso argumentativo". Pues con este ni modos.. No cabe duda, que el citado investigador falta de manera integra a la verdad, al intentar hacernos creer que sus citas son tomadas del libro del músico, escritor, investigador de temas históricos musicales y folclóricos, abogado, Barranquillero don Alfonso de la Espriella Ossio, (Con Doble ese)

Apreciados compatriotas el querido amigo Coleccionista e investigador de nuestra música Colombiana Dorian Alberto Meza Granados, meses atrás me ha enviado esta partitura donde claramente se desprende la letra de la canción que se apuntala con sus acordes melódicos. Por si sola, como compatriota, conocedor de la obra de un hombre que se ha reconocido por su capacidad para componer y no por su indecencia al robar autorías, es suficiente para decir, reconocer y apoyar con una evidencia adicional y contundente su autoría. 

Deberíamos confrontar la partitura del señor Berroa que a través de sus defensores de oficio, se muestre no solo sus conocimientos musicales, sino, la autoría del tema en cuestión y no descalificar ipso facto a nuestro compatriota. 

Se ha evidenciado a través de los años registros de autor que han generado una disputa durante cierto tiempo, o por toda la vida. Por ejemplo “La Guantanamera”, "Estoy pensando en ti", “La Vaca vieja”, “La Pollera Colora”, "El año Viejo",“El helado de Leche”, “Las Olas del mar”, “La Banda”, “La Rebelión”, por mencionar unos pocos casos. 




En este trasegar por encontrar aún más elementos probatorios, para enriquecer nuestra argumentación; orientada a restablecer totalmente los derechos autorales que le asisten a nuestro admirado JOSE BENITO BARROS PALOMINO, insertamos a nuestro trabajo el aporte que nos hace llegar el columnista e investigador musical de nuestra Costa Caribe don Andrés Campo Uribe, quien en un correo del día 24 de septiembre de 2015, nos envía lo que según la hija del maestro, Veruschka Barros, es la partitura original de la pieza “A la Orilla del Mar” (La asumimos Parcial), que le fue entregada  a él, además de 15 partituras más, cedidas personalmente por Veruschka.

Muy acucioso, Andrés Campo Uribe, la hizo transcribir al idioma sonoro que producto de la ignorancia técnica en el tema, se nos convierte en el lenguaje entendible para el común de los mortales.

El amigo de Andrés, el músico Rodrigo Florez CastilloMultiinstrumentista que integró  la Sinfónica Juvenil de Colombia; .una vez realiza esta tarea, la regresa con la siguiente anotación que tomamos literal:

"Particularidades de la partitura: Tiempo de Bolero. Compas Binario. Aunque el autor escribió el tema a 2/4, se puede entender como un compás partido 2/2 para que la sensación rítmica sea más congruente con la intención de dicha forma compositiva. Su tonalidad es Mi mayor, La construcción melódica es claramente tonal y su movimiento armónico se encuentra dentro del canon del bolero. 

Espero que te sirva perdona la demora.

El autor no especificó la medida de tempo (velocidad) así que me tome la libertad por la premura de asignar uno que dejara entrever la intencionalidad de la composición. Puede que suene más rápido o ligeramente lento respecto a la forma original en la que se tocó"

  



Al escuchar la melodía en flauta, nos emociona y satisface, encontrarnos, con la melodía que hemos conocido siempre del bolero “A la Orilla del Mar”, cuya partitura en la parte superior izquierda, distingue a su autor José Barros y a la derecha en el mismo renglón el género Bolero

Sobre el particular esos mismos defensores a ultranza de Berroa, que como lo expresaba recientemente un coleccionista del bolero en la ciudad de Pereira - Colombia, "Solo escriben, pero no han mostrado más que su propia soberbia" aducen en este caso que "Ahora falta la fecha..". Seria oportuno conocer en consecuencia muchas fechas, para satisfacer tan particular solicitud. 

Ha sido tradición, que una madre defienda hasta el final a su hijo, si ese símil lo tomáramos como colombianos, lo que se ha hecho es descalificar y si lo dijo fulano es palabra de ley, si el tema es llegar a la verdad, no podríamos asumir una posición, que enlode a nuestro compatriota, me encuentro con posturas como que: "En una entrevista Berroa, afirmo que era su composición y se asume valida, si lo escuchamos o leemos de Barros es un adefesio y una mentira digna de repudio".. ¿Porque? 

Tristemente con el pasar de los días, se descalifica como una duda metódica, la afirmación de José Barros, signada en la parte final del escrito de don Alfonso de La Espriella: “Desde entonces comencé a recibir regularmente mis regalías por esta composición”. Que claramente desvirtúa muchas afirmaciones sobre el porqué el maestro Barros no hizo uso de los alegatos que le asistían, pues de suyo los realizo y logro que se le concedieran los réditos correspondientes, como lo afirma. Para él estaba bien hasta allí y caso cerrado. 

Hay quienes para desvirtuar aun más lo expresado por el maestro Barros, llegan a escribir "Lo de las regalías no es un punto que acredite veracidad puesto que las casas disqueras se lavaban las manos pagándoselas al demandante como al presunto autor". Y en defensa de los derechos de autor comentan que .."En México para combatir la piratería se idearon una especie de Tribunal especializado para resolver estos problemas, que han sido muchísimos, haciendo parte de él, nuestro compatriota Hernán Retrepo Duque";. Le respondo al señor Arnold Tejeda, que no es gratificante para el responsable de estas lineas, ser compatriota del principal forjador de la piratería en Colombia como lo fue Restrepo Duque, demandado por el maestro "Lucho" Bermudez en tiempos de su presidencia en Sayco, por usurparle piezas que no le correspondían. En la tristemente celebre discos Preludio...

Desconozco los alegatos de Berroa o de sus representantes, cuando dejo de recibir las regalías por la citada composición. Claramente afirma el señor Jaime Rico Salazar en las páginas 103- 104, del libro de Bienvenido Granda el Bigote que canta de Héctor Ramírez Bedoya, “que algunos locutores y escritores desinformados e inocentes siguen pregonando. El autor de este hermoso bolero fue el cubano José Berroa Rivera…” 

Y en el segundo párrafo de la página 104 don Jaime Rico Salazar Concluye:…”A partir de 1952, genero por consiguiente sumas importantes en regalías autorales, que le fueron pagadas a Berroa. En esta época el maestro Barros, nunca reclamó como suyo este bolero. Si hubiera sido así hubiera puesto el grito en el cielo, proclamando su autoría y sus regalías con justa razón”… pues como se colige en lo afirmado por Don José Barros, hizo la reclamación y le pagaron sus regalías… Además si Berroa, la registra en el 1957, recibió regalías con retroactividad al 52?? 

De manera particular se ha afirmado sobre la seriedad del sello SEECO, que claramente otorga la autoría a José Barros, en el disco que se muestra 7123- Manufacturado en Nueva York. 




















Que razones tendría SEECO inicialmente en los sencillos y luego en la recopilación para aceptar, el registro autoral que se lee, y luego bajo su licencia, permitir que también el sello FUENTES, en el disco Titulado: 16 éxitos de Bienvenido Granda con la Sonora Matancera, indique claramente en el corte No 4 titulado “En la Orilla del Mar” – José Barros. SEECO, no acometió contra FUENTES, solicitándole que recogiera los discos, porque se le vendría una demanda por derechos de autor, tema que hasta la fecha no se ha ventilado. 


Sin embargo, a pesar que algunos escritos, sostienen que se hizo la corrección y se pagaron las regalías a Berroa, debería en consecuencia acudir a la duda metódica que me dijera: donde están los alegatos de Berroa para recuperar la autoría que se desprende de un registro suyo en el 1957, cuando la canción se escuchó desde el 1951 con la Matancera en la voz de Bienvenido, bajo el sello SEECO. O se limito a seguir recibiendo regalías porque las disqueras pagaban por partida doble ??

Igualmente bajo la misma concepción sería importante que se mostraran los escritos sobre la supuesta corrección; al parecer sigue la continuidad de promesas incumplidas equivalente a las del señor Luis Antonio Bonilla Meza; en consecuencia aplicaríamos el mismo principio de nuestro querido Clímaco, cuando vio esa pobre Vaquita solita… 

Según esa premisa, pasaron seis años con el registro en el disco autor José Barros; tampoco conocimos de nuestro compositor que fuese demandado y conminado a cubrir costas y reintegro de beneficios impropios, lo que él afirma es: ..“Después de 10 años comenzaron a sospechar, que el tal José Berroa era un impostor y que como era posible que no se le conociera ni siquiera una segunda canción” y concluye:... “Desde entonces comencé a recibir regularmente mis regalías por esta composición". Lo que a las claras muestra, que ni el maestro Barros tenía problemas de memoria, ni que la composición le correspondía al cubano. Es menester complementar incluyendo lo que en alguna ocasión afirmo el acucioso profesor y connotado investigador José Portaccio Fontalvo: José Barros demandó la autoría del tema y recibió por varios años las correspondientes regalías. 

Tal vez al grupo de cubanos que en diferentes momentos han participado en esta disertación, lo hacen más por la investigación realizada desde nuestro país, que desde el loable propósito de defender la composición de un compatriota suyo en apuros; a ellos no se les escucho hablar sobre el litigio de Berroa y su interés por recuperar los derechos de autor que había registrado curiosamente en México seis años después de la aparición de la pieza; somos nosotros los colombianos quienes permitimos el irrespeto del pianista Javier Vásquez, quien le asegura a Eduardo Ceballos mi apreciado amigo de la ciudad de Medellín, que fue precisamente él, quien primero la interpreto; ese jovencito de 15 años para la época, tenia cercanía con los delfines Rosendo Granda, Silvino Cané y Adolfo Martinez, que andaban por la misma edad de Vásquez, conformaron un conjunto denominado Conjunto VasCané, donde según Vásquez participo José Berroa que para la época ya tendría cerca de 27 años (Los doblaba en edad); entiendo que los primeros pinos de Vásquez con la Matancera, fueron a partir de 1955 y oficialmente como pianista ingreso a la Sonora en el 1973.

Eduardo, seguramente con sus sólidos conocimientos, me confirmara que en el momento de la grabación el pianista de la Sonora Matancera era nadie menos que Ezequiel Lino Frías Gómez, no puedo menos que sentir malestar a leer y releer estas líneas escritas por Javier Vásquez a quien respeto como pianista “Eduardo, mi saludo déjame aclararte el tema es de José Berroa lo digo con seguridad ya que fui el primero que interpretó ese tema ya que José Berroa era uno de los cantantes y de ahí lo escucho mi papa y Rogelio le hablo a José Berroa para grabárselo así que no me digan más que es de fulano o mengano cuando yo si se la historia en carne propia no es que alguien me dijo o que escuche un comentario fui el primero que toco ese tema.....aclarado. Javier Vázquez”. 

Que exabrupto señor Vásquez; bastaría leer la entrevista concedida por Berroa para descalificar esta afirmación y más cuando según Berroa, “Bubu” le dice que iba a recoger la canción para imprimirla en el sello verde de SEECO; si nos referimos al que hemos copiado arriba, en tan corto tiempo se confundió “Bubu” o el impresor, cuando al decir de los cubanos nadie conocía para esa época a José Barros en Cuba, o en México, o Puerto Rico, o si se quiere Nueva York..?? Algunos compatriotas refieren lo contundente de la afirmación en favor del también cantante Berroa, por parte del pianista Vásquez. Si de cantante y arreglo se trata, viene a mi memoria el nombre de Olga Rivero y no el de José Berroa… Siendo también de dominio público que la pieza interpretada por Rivero, cuyo registro autoral viene marcado como Olga Rivero / José Berroa es completamente distinto al que genero el litigio por parte de nuestro dilecto compositor Banqueño. 

Como se explica, que siendo un total desconocido, José Benito Barros Palomino, una celebridad del canto de Santurce Puerto rico, como lo fuera CARLOS FABRICIANO FIGUEROA ROSARIO, conocido artisticamente como CHARLIE FIGUEROA, grabara composiciones de BARROS, tales como: “Desgraciadamente”, "A buen Precio" y “Negra fatalidad”, en el 1947, acompañado por el Conjunto América; en el mismo periodo, vuelve a grabar composiciones de José Barros, en esta oportunidad, las piezas “No pises mi camino” y “Como Tu reías”, acompañado Figueroa del conjunto de Jack Portalatin, en Nueva York; como si fuera poco Charlie Figueroa, para cerrar con broche de Oro, graba del ilustre maestro Barros, la pieza "Busco tu Recuerdo". En consecuencia esto sucedía 04 años antes que como lo hemos expresado, sonara, nuestra discutida pieza en la voz de Bienvenido en el 195, para la SEECO. 


Me recuerda, don José Acuña Campo, desde Santa Martha - Colombia, que fue precisamente Vásquez, quien descalifico y se opuso a la llegada de Celio González a la Sonora, pues cuando este último, procedente del Conjunto de Luis Santí, es llamado por Rogelio; Vásquez también lo descalifica, considerándolo un "Cadáver", tiempo después debe hechar para atrás, teniendo que ofrecer excusas publicas, dado el éxito logrado por Celio; ello ocurre en un almuerzo al que estuvo invitado y homenajeado nuestro apreciado cronista y radiodifusór José Acuña Campo.

Guardo un profundo respeto y admiración por don Jaime Rico Salazar, acudiendo a su buen saber y entender, me permito invitarlo a una especial reflexión cuando en la página 104 afirma en su numeral 1: …“Treinta años después cuando ya el bolero no tenía la popularidad, de los años cincuenta, surge la polémica, por la ignorancia de algún locutor de radio y de algunos historiadores que continúan divulgando esta mentira” . En qué momento de la historia el tema estaba contundentemente concluido don Jaime, y porque en lugar de tratar a las personas de ignorantes y mentirosos, aprovecho esas líneas en el libro sobre Bienvenido Granda, para ventilarnos la prueba reina que nos sacaría de ese trance..?? 

Se referiría, tal vez al impacto que causa que según la historia la pieza, que fue registrada por Berroa en México; sea precisamente este país, quien le produzca un trabajo a Amalia "Tariacuri" Mendoza, 21 años después del registro autoral de Berroa, titulado Amalia Mendoza con La Sonora (1978) Editado por Discos Gas, incluye los temas: Aunque Me Cueste la Vida, En La Orilla Del Mar, Falsos Juramentos,, Tu Precio, Comprensión, Mucho Corazón (nueva versión), Total, Plazos Traicioneros, Poquita Fe y Ódiame. El tema referido, señala el crédito autoral a José Barros. (No me refiero a la matancera) 

O, lo expuesto en el numeral 2 de la misma página, cuando afirma don Jaime: 

“En el libro de la historia de la canción Mexicana, su autor el maestro Juan S. Garrido, (Chileno radicado en México), nos informa que el bolero “En la Orilla del Mar” de José Berroa Rivera, comenzó a figurar entre las canciones de éxito en México en el año 1950...” Habrá que descalificar al historiador mexicano, cuando aparece la sutil corrección del mismo Jaime Rico Salazar en paréntesis (Fue grabado en 1951), deberíamos estimar este error de fecha como una consideración mentirosa e ignorante por parte de su autor..?? 

Contrario a lo que expresa don Jaime Rico Salazar en la pág. 103, ...“El autor de ese hermoso bolero fue el cubano José Berroa Rivera, muy conocido en el medio de la Sonora Matancera. No fue ningún personaje incógnito"; en el artículo de Don Antonio Mora Vélez, “Su majestad el Porro”, publicado el 16 de diciembre de 2009, dice: “…Investigue por el señor José Berroa y no aparecen más canciones grabadas por él y en Cuba, no me dieron noticias de su trayectoria…” 

Más sorprendente le resulta a este servidor, cuando el investigador musical caleño Jaime Suarez Cuevas, presenta en el 2008, una prueba fonográfica, que fue rescatada de cintas originales de los años cincuenta, remasterizada en Cambridge, la cual obsequia a don Héctor Ramírez Bedoya, dejándolo pasmado cuando al escuchar la letra de la canción nada tenía que ver con la que canto Bienvenido con la Sonora; letra que copio del citado libro. 

En la orilla del mar (José Berroa) 

Aquí, 
A la orilla del mar, 
donde cantan las olas 
hoy te he vuelto a besar. 
Aquí, A la orilla del mar
escuché tus palabras 
que no puedo olvidar. 
Te quiero, me dijiste muy quedo, 
tus besos, 
olvidarlos no puedo. 
Aquí, 
A la orilla del mar, 
donde cantan las olas 
hoy te vuelvo a besar. 
Aquí, A la orilla del mar. 

Notese lo particular del manejo narrativo; la descrita al comienzo del presente escrito titulada "A la Orilla del Mar" de José Barros en todos los casos dice: En la orilla del mar; y la titulada como "En la Orilla del mar" de José Berroa,  en todos los casos dice "A la orilla del mar"; en consecuencia es un problema de los autores o de quienes están inmersos en una polémica creada por la cuadricula aplicada a una preposición, que en el imaginario, muchos asumen lineal y en realidad, estamos avocados a lo escrito en cada composición. 


Está claro, es “Contundente”, el reconocimiento que debemos hacer de la Pieza que transcribimos “En la Orilla del Mar”, como de la autoría de José Berroa Rivera, interpretada y arreglada por Olga Rivero, pero igualmente claro, que nada tiene que ver, con la interpretada por Bienvenido Granda y la Sonora Matancera, reclamada por nuestro compatriota don JOSE BENITO BARROS P. 

Extrañamente, en el coincidente Encuentro Matancero, que contó, según don Ramírez Bedoya, con la asistencia y votación de ochenta “Ilustres asistentes”, respecto a la autoria, que se deseaba establecer sobre el disco grabado por Bienvenido con la Matancera, tal como se registra en el libro, le correspondió al cubano José Berroa Rivera, por mayoría, excepto un voto a favor de nuestro compatriota. Será que la RODVEN, se equivocó?? 

Al científico Galileo Galilei, la Inquisición Romana lo condena por su clara oposición a las teorías Aristotélicas, en favor de las propias; estructuradas con base en los estudios de Copérnico, afirmar para la época: “Que la tierra giraba alrededor del sol”, era un exabrupto o tal vez era un Galileo, demasiado desinformado o inocente, a pesar que la mayoría para aquel entonces, sostenía que no era así; Galileo murió afirmando lo mismo “Le asistía la razón”. Moraleja “No siempre la mayoría por prestante que fuese, tiene la razón. 

No tiene nada de malo que muchos antropólogos, historiadores y científicos utilizando la prueba del carbono 14, continúen aportando sobre aspectos de nuestra coexistencia en el planeta hace más de cinco mil años... 

Que dirán hoy otros ilustres colombianos que tuvieron la fortuna de entrevistar al maestro José Barros, como don Alfonso de la Espriella, músico, escritor, investigador de temas históricos musicales y folclóricos, abogado Barranquillero, Don José María Acuña Campo, director del Programa "Sonorazos del Caribe", por más de 35 años; don Enrique París Sarmiento (q.e.p.d.), experimentado hombre de radio; fundador de Caracol Estero hoy la W, con el aval de don Fernando Londoño Henao, presidente de la Cadena Caracol, quien desarrollara una entrevista antológica, permítanme el término, “Contundente”, con el maestro Barros, tratando expresamente el tema (poseemos el audio de la entrevista); quienes desde diferentes tribunas y geografías entregaron a Colombia el material donde nuestro admirado compositor narraba sobre la citada pieza musical; si les dijéramos que su trabajo es sujeto de estigmatización porque fueron escritores y locutores desinformados e inocentes, al creer lo que “el Mentiroso”, José Barros contaba sobre la autoría de esta pieza. 

Damos sustancial importancia a la afirmación de Severino Ramos “Refresquito”, arreglista de la Sonora, para ese periodo, cuando relaciona temas arreglados por él, mencionando la composición en discusión, afirmando la autoría de José Berroa, donde coincidentemente menciona el tema “Mata Siguaraya” (En la nota escrito con C), sin hacer mención alguna del compositor de esta inmortal obra, que era nadie menos que su compañero de la agrupación Yumurina el habanero Lino Frías pianista y arreglista. Estos detalles los pasamos por alto, para dar relevancia y credibilidad absoluta a la descalificación de la autoría de nuestro compositor Colombiano. Si el arreglo es suyo al escuchar el trabajo, tampoco se cayó en cuenta que no aparecía el crédito autoral de Berroa en el disco de SEECO, como lo afirmo Ramos. O cabría preguntar a qué año corresponde esta nota de Jorge Morales a Severino??? 

Reconozco sin mezquindad ninguna, la calidad y cantidad de músicos cubanos, al igual que su conocido nacionalismo; de muchos de ellos se escriben páginas enteras y cada día corre más tinta para elogiar su trabajo, de suyo enriquecedor, valoro y aprecio el trabajo de don Radamés Giró, que en cuatro (04) volúmenes muestra la importancia de los músicos interpretes e instrumentistas cubanos, por ejemplo a Irakere Grupo, le dedica DOS HOJAS completas en su volumen 2 las páginas. 256, 257 y 258 y como si fuera poco a Jesús “Chucho“ Valdés, quien hiciera parte del citado grupo, le dedica en su volumen 4, las páginas 235 a la 242, si apreciados amigos, SIETE, tal vez por el reconocimiento que le genero la obra de Irakere y la que sigue sumando don Chucho Valdés; en tamaña consideración, dada la obra tan importante creada por don José Berroa y consecuentemente las complementarias, don Radamés Giró, le dedico CERO RENGLONES.. 

Que habrá sucedido amigos colombianos, compatriotas queridos; me voy al volumen uno, pagina 107, me encuentro con una partitura de media página titulada TU TIENES LA CULPA, que pertenece a una composición del pianista “Felo” Bergaza (Don Rafael Bergaza Zerquera), de quien sabemos estuvo en México desde el 1951 haciendo el espectacular dúo con su compatriota el también pianista Juan Bruno Tarraza el compositor sin duda, de “Ya son las doce”, Bergaza regresa a Cuba en el 1957 trabajando hasta el 1967 en el Tropicana… , doy vuelta a la página (108) y me encuentro con los siguientes nombres. Berroa Ignacio (Percusionista) 15 renglones dentro de la misma columna, en el mismo orden, Berroa Jorge Compositor habanero, 29 renglones, Berroa Ojea Catalina pianista 33 renglones, a la que distingue con la exhibición de la partitura de su obra “La Trinitaria” y con desconsuelo el siguiente nombre es Betancourt Caballero Jorge Luis, aquel director de orquesta camagüeyano.. 


No relaciona ningún notable compositor Berroa José, como lo refiere don Jaime Rico Salazar. Debemos calificar como un desconocimiento de la obra de Berroa, o del tema motivo de nuestra disertación, por parte de Giró?? 

Algunos de los amigos dirán que no es cuestión de pertenencia sino de verdad, pues dentro de la contextualización de los momentos de verdad, y nuestro primer juicio de valor, sobre la defensa de una madre frente a la conducta de su hijo, asumimos esta postura para que con el devenir de los argumentos podamos establecer la verdad; aun así, la madre terminaría diciendo pero es mi hijo y por eso lo defiendo, más, si nunca me ha demostrado que mintió. 

En todos los casos debe primar la equidad como principio de justicia, si en algunos casos aparece en los discos como compositor José Barros y no se acepta, porque al aparecer Berroa, o Barbosa, o Guzmán si debemos hacerlo??? 

Es oportuno mencionar, que el maestro José Benito Barros Palomino, fue uno de los socios fundadores de SAYCO, Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, creada justamente con el ánimo de defender y proteger los derechos de autor; entidad que llego a presidir; fue distinguido con el carnet 0012. 

Conversando con el escritor José I. Pinilla del libro “Cultores de la Música Colombiana, me decía: “… Conocí al maestro Barros desde el 1946, fue una de las primeras personas que entreviste en compañía del también maestro Alex Tovar en la carrera 12 No 20-35 de Bogotá, doy fe, que el maestro no tenía necesidad de quitarle nada a nadie, conocí de su rectitud y fue mi amigo por cerca de 50 años..” Qué Ironía

Se advierte en este punto, que estamos frente a “La defensa de lo público”, ya que la obra de nuestro HONESTO y prolífico compositor, nos pertenece a todos, lo menos que debemos hacer es gestar un proceso dinámico, que ratifique que nuestros emprendedores coleccionistas, escritores, melómanos, investigadores o ciudadanos del común, hacemos parte de una cruzada en favor de nuestro connacional, para que 64 años después de sonar por primera vez, orgullosamente digamos al unísono gracias don José Barros, compositor de “A la Orilla del Mar”. 

Haciendo un símil del fútbol, ya de camiseta nadie gana; en este caso, solo la invitación para que por encima del “Usted no sabe quién soy yo”, egos, pasiones, de quienes dicen ser los poseedores de la verdad, quienes pasan por encima de las mas elementales consideraciones del respeto; a ellos, solo nuestro sentimiento de pesar; a todos los demás colombianos a quienes nos vence la razón; la invitación a ratificar que el mejor regalo que le podemos dar en su CENTENARIO, es devolverle a nuestro homenajeado JOSE BENITO BARROS PALOMINO una obra que algunos con su mezquindad han pretendido quitarle. Allá ellos...!! 

NOTAS.

Saludo especial al coleccionista e investigador Samario - Colombia Dorian Alberto Meza Granados quien ha defendido desde siempre la postura que hoy presentamos. Aporto la partitura, que habla por si sola. 

Agradecimiento al Aporte sobre la partitura y melodía del tema "A la Orilla del mar" de Andrés Campo Uribe.

Como ha sido la temática de este escrito con el permiso y agradecimiento a nuestro remitente, don Andrés Campo Uribe, adjuntamos la partitura original y enviamos por correo electrónico la transcripción sonora del maestro Rodrigo Flores.


Por Carlos Molano Gómez 
Bogotá- Colombia 
Septiembre 23 de 2015 / ampliado 24 de septiembre de 2015